martes, 26 de noviembre de 2013

Misantropía

Os observo desde la distancia para no contagiarme del patetismo de vuestras leyes. Os miro y sólo veo involución y desesperanza, sumisión y apatía, la ambición no está al alcance de vuestra estancada consciencia. No sois más que estupidos primates esclavos de la falsa superioridad de la que alardeais. ¿Cómo empatizar con vosotros, monos del desierto? El agua de mi oasis no está hecha para vuestras bocas, morireis secos, vacíos, cegados por la falsa luz que os ha impedido ver la oscuridad inherente en vuestro interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada